miércoles, 9 de julio de 2014

Se inauguró el nuevo edificio del Instituto de Ciencias de La Tierra y Ambientales de La Pampa



Se inauguró el nuevo edificio del Instituto de Ciencias de La Tierra y Ambientales de La Pampa


Autoridades del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) y la Universidad Nacional de La Pampa (UNLPam) inauguraron la nueva sede del Instituto de Ciencias de La Tierra y Ambientales de La Pampa (INCITAP, CONICET- UNLPam) en la ciudad de Santa Rosa.
El acto fue presidido por el rector de la UNLPam, Sergio Baudino, quien estuvo acompañado por Miguel Laborde, director del CONICET por Ciencias Agrarias, Ingeniería y de Materiales, y el director del INCITAP, Marcelo Zárate.
El INCITAP, creado en el año 2008, es la única unidad ejecutora de doble dependencia (CONICET-UNLPam) en la provincia de La Pampa. El mismo constituye un ámbito de investigación multidisciplinario con líneas diversas en el campo de las Ciencias de La Tierra, Ciencias Ambientales, Ecología, Química y Biotecnología que se realizan en varios casos en vinculación con otros centros científicos de Argentina y del exterior, como por ejemplo Italia, España, Francia, Alemania, Estados Unidos, Brasil, entre otros.
El Instituto ha experimentado un crecimiento notable desde su inicio. Cuenta en la actualidad con 20 investigadores, 17 becarios, 3 técnicos y un personal administrativo. Así, la nueva sede inaugurada constituye una respuesta directa a este crecimiento, poniendo en función espacios para la dirección, la secretaría administrativa, varias oficinas de investigación y un espacio para reuniones, seminarios y encuentros para 25 personas.

Fuente: http://www.conicet.gov.ar/se-inauguro-el-nuevo-edificio-del-instituto-de-ciencias-de-la-tierra-y-ambientales-de-la-pampa/

jueves, 6 de febrero de 2014

Inflación y concentración económica

Entrevista a Martin Schorr

 

“Hay una relación estrecha entre inflación y concentración económica”

La plata trae la plata, reza un viejo y remanido adagio. Viejo y remanido pero que expresa la situación y característica de la economía argentina: su concentración cada vez más extrema en pocas empresas. Martín Schorr es uno de los analistas que más ha estudiado el tema y no duda en afirmar que en la materia estamos peor que en los ’90.
La influencia en la inflación y cómo afecta a las Pymes.
Concentración y extranjerización: La Argentina en la posconvertibilidad es la obra conjunta que realizaron los investigadores Pablo Manzanelli, el fallecido Daniel Azpiazu y Martín Schorr. En momentos en que Argentina recuperaba empleo y comenzaba a distribuir el ingreso, ellos señalan que también “se concretó un incremento significativo en el nivel de concentración y centralización del capital, en base a una notable extranjerización del poder económico local”.
La concentración la midieron en función de las ventas de las 200 principales empresas del país. Y los números son claros: mientras la concentración de la economía en 1993 era de 16.4%, en 2009 alcanzaba el 26.4%. En tanto, la concentración de la industria, en el mismo periodo, ascendió del 27.8 al 37.9%.




--

_ Alguna interpretación señala que en aras de bajar el desempleo, se descuidó la concentración. 
_ No, lo entiendo más en el marco de una estrategia industrial que no problematiza y no se pregunta el problema crítico de la Argentina, que es la estructura industrial y productiva que heredamos de la década del ’90, que se generó del ’76 al 2001. Apostar a crecer, por más que vos hagas cosas distintas, sin política industrial, es evidente que va a dar como resultado esto: la no redefinición del perfil de especialización ni tampoco en términos de modificar la concentración. Es un resultado esperable.


_ ¿En qué área se encuentra la mayor 
_La concentración está muy vinculada a lo que son los insumos intermedios: acero, aluminio, cemento, petroquímica. Pero también tenés industria concentrada en el sector automotriz, en el espacio de la industria energética, petrolera y de sus derivados y un corazón oligopólico muy fuerte en la industria argentina por excelencia, como es la agro industria.
_ Cuando se habla de inflación, el principal golpe al bolsillo es en materia de alimentos, donde se registra la mayor cantidad de alzas de precios. En la industria alimenticia, el 80% de sus productos son manejados por un puñado de empresas (Arcor, Kraft, Unilever, Molinos Río de la Plata, Sancor y La Serenísima) 
_ Sí, es correcto. Ahí tenés un doble proceso. Tenes la fijación de precios de esas empresas que después está potenciado por la fijación de precios que hacen los sectores de comercio, es decir, la grandes cadenas de supermercados.

Mencionaste la ausencia de intervención estatal. Enrique Martínez, el ex Presidente del INTI, habla de la necesidad de la diversificación en el origen de producción de bienes: que muchos más hagan más cosas con asistencia del Estado. ¿Qué otras alternativas hay? 
_ Eso por supuesto. Y también hacer cumplir la normativa que hoy tenemos. En Argentina, por ejemplo, prácticamente no se hace nada en materia de defensa de la competencia. No es solo pensar qué instrumentos podemos crear, sino más bien qué tenemos y podemos aplicar. Nuestro país tiene una legislación de defensa de la competencia que no aplica. Ese es un elemento importantísimo para regular la operatoria de las grandes empresas y las chicas.

_ ¿Por qué no se aplica? 
_ No lo sé fehacientemente. Podríamos decir que quizás tenga que ver con el poder de lobby de los sectores concentrados, pero sería una afirmación sin ningún tipo de sustento. Lo cierto es que no se aplica y ese es un tema crítico. Y si no hacés nada en la materia, seguís profundizando los procesos de concentración económica. 

Fuente artículo completo: http://www.revistamatices.com.ar/index.php/ediciones-anteriores/116-noviembre-2013/443-martin-schorr.html

Otras causas de la inflación

La causa de la inflación es la emisión de dinero por parte del estado, o gobierno, es lo que se dice en forma constante (e incluso hay un video en youtube muy popular que habla de inflación "explicada con manzanitas"), evitándose nombrar temas como puja distributiva, falta de competencia y concentración económica.

El siguiente artículo expone otras causas usualmente no mencionadas en forma masiva


Emisión de dinero


 Por Alfredo Zaiat
La cantidad de dinero en circulación explica el incremento del nivel general de precios. La inflación es siempre un fenómeno monetario. Las metas cuantitativas son la única herramienta para gestionar la política monetaria. Estas son definiciones dominantes en el saber económico convencional diseminado con notable éxito sobre el sentido común. La emisión de dinero es igual a inflación, consigna sencilla para repetir en el supermercado, en un viaje en taxi, en diálogos en el subte, reuniones sociales y en todo medio de comunicación al alcance. No es habitual el desafío a esos postulados presentados como ideas sagradas. Será motivo de descenso al infierno para los diablos que intentan profanarlas. Por temor a ese destino, la de ser descalificados por la abrumadora preeminencia de la posición conservadora, la denominada heterodoxia está ausente de la réplica pública y también académica. En el ámbito universitario no son muchos los que se animan a esbozar una política monetaria alternativa. Menos a contrarrestar la furia monetarista cuando se menciona la posibilidad de dudar que la emisión sea la causa de los aumentos de precios. En las corrientes de pensamiento crítico doméstico emerge una extraña inhibición al momento de abordar una herramienta importante de la gestión económica: la política monetaria. Ante la escasa densidad de la heterodoxia en ese terreno, la ortodoxia se encuentra permanentemente a la ofensiva en el cuestionamiento a la expansión monetaria, ya sea cuando acompaña el recorrido alcista de la actividad económica o actuando, el año pasado, como política anticíclica ante la fuerte desaceleración del Producto Bruto Interno.
Un primer paso es descifrar conceptualmente el significado de cargar sobre la expansión monetaria la causa de la inflación, para luego mostrar que los datos duros del período 2007-2013 contradicen a los militantes contra la emisión de dinero.

La noción teórica principal de la ortodoxia es que la política monetaria tiene como único objetivo la tasa de inflación sin importar su costo en términos de empleo y desaceleración de la actividad. Por lo tanto, tiene que ser generalmente restrictiva. La política fiscal queda entonces subordinada a la monetaria. Así se restringe en forma considerable la capacidad de autonomía de la gestión de la economía, puesto que el resto de los instrumentos de la política macroeconómica, como la fiscal, la regulación del flujo de capitales del exterior, la política de ingresos y de empleo, entre otros, quedan limitados por la política monetaria. De esa manera, el “mercado” se convierte en auditor de la política económica de los gobiernos.

Ahora bien, en términos prácticos, para el caso argentino, los datos duros de la evolución de la base monetaria (dinero en circulación más el que tienen los bancos depositados en el Banco Central) no permiten explicar que la emisión sea el principal y único motor del actual ciclo de tensión inflacionaria.

Se detectan tres períodos del comportamiento de la base monetaria a partir de 2004 (para facilitar la lectura se reduce al mínimo necesario la mención de cifras):
1. Desde ese año hasta 2007: la expansión de dinero estuvo asociada a la compra de divisas, mientras que las operaciones del Tesoro nacional, o sea la caja del Estado (superávit fiscal), contribuyeron a absorber parte del efecto monetario expansivo. Durante esos años el Banco Central esterilizó (retiró pesos del mercado) mediante la colocación neta de Lebac y Nobac (papeles de deuda de corto plazo), la concertación de pases (operaciones financieras de tomar o entregar pesos a los bancos) y el cobro de redescuentos (préstamos a bancos) otorgados durante la crisis de 2001. En 2007, la base monetaria se expandió 24 por ciento respecto del año anterior.
2. En 2008 y 2009: la expansión de dinero generada por las compras netas de divisas se redujo drásticamente en un escenario de profundización de la crisis financiera internacional. En este período la demanda de dinero fue abastecida mediante una reducción del saldo de Lebac y Nobac, la compra de títulos públicos en el mercado secundario y un menor saldo de pases pasivos para el Banco Central. En estos años el sector público continuó siendo un factor de contracción de la base monetaria. En esos años, el aumento de la base monetaria fue 10,2 y 11,8 por ciento, respectivamente.
3. Desde 2010, el financiamiento al sector público constituyó un factor de expansión monetaria, junto a las compras de divisas. Con excepción de 2011, el Banco Central absorbió parte del efecto monetario expansivo principalmente mediante la colocación de Lebac y Nobac. La expansión de la base monetaria fue en 2010 del 31,1 por ciento, en 2011 del 39,0 por ciento y en 2012 del 37,9 por ciento.
Entonces, en el lapso 2007-2013, con momento de expansión y contracción monetaria, los índices de precios se mantuvieron en niveles altos estables, ya sea en el indicador oficial (10 por ciento) o en los privados (20-25 por ciento). O sea, las tensiones inflacionarias fueron constantes independientemente del mayor o menor crecimiento de la base monetaria (emisión de dinero).

En esos años, otros países tuvieron una expansión de la base monetaria mucho más intensa sin provocar alarma: Estados Unidos la aumentó 106,7 por ciento en 2008 respecto del año anterior; Reino Unido, 106,1 en 2009 y 51,7 en 2012; Brasil, 131,7 en 2010; Chile, 38,8 en 2011; Perú, 31,9 en 2012; y China la incrementó 30,6 en 2007 y 28,7 por ciento en 2010 en comparación interanual.
Un análisis más profundo incluye el recorrido de los agregados monetarios amplios, lo que se denomina M3 (circulante en poder del público y el total de depósitos del sector privado y de organismos estatales, en pesos y dólares). O sea, casi todo el dinero de la economía. De los factores de crecimiento de esa variable, desde 2011 los principales fueron los préstamos en pesos al sector privado. Las operaciones del sector público en términos netos (impacto sobre base monetaria, más préstamos menos el crecimiento de depósitos), si bien han tenido un efecto expansivo a partir de 2011, éste fue de una magnitud muy inferior al asociado a los préstamos al sector privado. Por lo tanto, a partir de 2011 los préstamos en pesos al sector privado fueron la principal fuente de creación de los recursos monetarios (ya sea totales o del sector privado), y no la emisión de dinero para financiar al Tesoro nacional, como se insiste.

El argumento reiterado por los hombres de negocios dedicados a la comercialización de información económica es: más emisión es causa de más inflación, y, además, esa mayor emisión es para atender la demanda de más fondos del Tesoro para financiar el gasto público. Así queda cerrado el círculo donde el culpable de los aumentos de precios es el Estado por emitir y gastar en forma irresponsable. La solución propuesta es el ajuste monetario y fiscal para bajar la tasa de inflación, sin mencionar que esa política tiene consecuencias negativas en la generación de empleo y nivel de actividad económica.

Otro dato relevante del frente monetario es que la economía argentina tenía un muy bajo grado de monetización (cantidad de dinero en manos de la población) debido a décadas de elevada volatilidad económica, incluyendo cuasimonedas, y la megadevaluación de 2002. El aumento de la emisión permitió iniciar la recuperación de la monetización de la economía que, pese a los fantasmas sobre desbordes, todavía se encuentra por debajo de los años previos al estallido de la convertibilidad. El indicador M3 privado (es decir, el total de dinero sin sector público), que para la ortodoxia es lo que presionaría sobre los precios y el dólar porque habría supuestamente excedentes monetarios, en términos del PBI fue de 26,1 por ciento en el primer trimestre de 2013, cinco puntos porcentuales más bajo que en igual período de 2001. Y en ese lapso ha habido un intenso ciclo de crecimiento del Producto, generación incremental de bienes y servicios que para facilitar su circulación requiere de la ampliación de medios de pagos (moneda). En comparación con otros países de la región, la Argentina registra una mayor expansión en esos años porque viene de una situación más atrasada en términos de monetización, que incluyendo al sector público asciende a 33,4 por ciento del PIB. Pese a ello, todavía se encuentra por debajo del grado de monetización de Chile, Brasil y Colombia, que contabilizan 56,2; 40,0; y 38,7 por ciento del Producto, respectivamente.

El discurso económico dominante seguirá insistiendo con la consigna de que la emisión de dinero es la causa de la inflación. Con datos duros se puede empezar a relativizarla, al tiempo que la heterodoxia puede mostrar que es capaz de un manejo prudente de la política monetaria con tasas de interés que seduzcan la inversión en pesos en función a cumplir objetivos de empleo, crecimiento y también de inflación.


azaiat@pagina12.com.ar


Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-221919-2013-06-09.html

miércoles, 7 de noviembre de 2012

Se inauguró en Rosario la nueva sede para el Centro Internacional Franco-Argentino de Ciencias de la Información y de Sistemas (CIFASIS), en el marco del Plan de Obras para la Ciencia y la Tecnología que lleva adelante el Ministerio.

La obra, ubicada en el predio que comienza en la intersección de las calles Esmeralda y Bv. 27 de febrero, abarca una superficie de 1820 m2 y demandó una inversión total de $ 11.371.292.


Por su parte, el presidente del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), Roberto Salvarezza, destacó las obras como “un esfuerzo sin precedentes entre el Ministerio y el CONICET en un programa de infraestructura que cambió la trayectoria de nuestra ciencia y tecnología”. “Luego de décadas de desinversión no es menor, es lo que necesitábamos”, señaló Salvarezza.

Su objetivo fundamental es el desarrollo de una masa crítica de investigadores en bio y agroinformática, ingeniería de software y en técnicas inteligentes de tratamiento de datos capaz de responder a los requerimientos originados en el complejo biotecnológico vegetal y en el amplio grupo de empresas de software existentes en la región.
La institución, creada en 2007, es la primera unidad ejecutora del CONICET dedicada a la investigación y el desarrollo en el área de las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC). En el CIFASIS se generan conocimientos en las áreas de: análisis de datos de sistemas dinámicos complejos y en series temporales no lineales; data mining y sus aplicaciones en bioinformática; procesamiento de imágenes y señales; aplicaciones informáticas en agricultura de precisión, modelado y simulación de sistemas dinámicos; ingeniería de software y procesamiento de datos multimedia, entre otros. De carácter fuertemente multidisciplinario, el instituto cuenta con recursos humanos altamente capacitados en informática, física, matemática e ingeniería. Recientemente fue reconocido como laboratorio internacional asociado al Centro Internacional de Investigación Científica de Francia.

Fuente: http://www.conicet.gov.ar/se-inauguro-el-nuevo-edificio-del-cifasis-en-rosario/

viernes, 8 de junio de 2012

Argentina aborta instalación de base de EEUU en su suelo


FRANCISCO OLASO / PROCESO – La Cancillería y el Ministerio de Defensa cancelaron el acuerdo que el gobernador de Chaco, Jorge Capitanich, había sellado con representantes diplomáticos y militares estadunidenses.
El proyecto había sido presentado públicamente como un centro de ayuda humanitaria para hacer frente a catástrofes naturales o epidemias. El sitio elegido para su emplazamiento fue el aeropuerto de Resistencia, capital de la provincia. En su predio se construyeron dos edificios, financiados por el Comando Sur, que depende del Ministerio de Defensa de Estados Unidos.
La inauguración estaba prevista para fines de mayo. Pero encontró el rechazo abierto de la población chaqueña, que suponía la instalación de una base militar encubierta, con el objetivo primordial de controlar recursos naturales estratégicos. La misma idea parece haber guiado la acción discreta y firme del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.
Jorge Capitanich es un aliado de la presidenta. Su disposición para complacer los intereses estratégicos de Estados Unidos acabó colisionando, sin embargo, con las posiciones de Argentina dentro del Mercado Común del Sur (Mercosur), la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), bloques regionales que excluyen a Estados Unidos.
Reprendido por el gobierno central, Capitanich tuvo que dar un giro de 180 grados. El pasado 22 de mayo, aclaró que las instalaciones en el aeropuerto de Resistencia servirán de sede permanente a la Defensa Civil. Ese mismo día envió a la Legislatura un proyecto para modificar la Ley de Defensa Civil de la provincia. En él se prohíbe expresamente la injerencia de cualquier Estado extranjero en caso de emergencias y catástrofes.
“Esto obedece sin dudas a una directiva dada desde el gobierno central”, dice a Apro Elsa Bruzzone, asesora del Ministerio de Defensa de Argentina. “Fue un tirón de orejas a un funcionario que se ha excedido en sus atribuciones, ya que ningún gobernador puede firmar un convenio con el Comando Sur, cualquiera sea la índole del mismo.”
Bruzzone explica que, además, “pendía sobre Capitanich un pedido de juicio político por parte de la Legislatura provincial”, que la reacción de todas las organizaciones sociales, culturales y políticas en la provincia fue enorme, y “hubo también mucha repercusión en los países de la Unasur y en el resto de los pueblos hermanos del Continente”, dijo.
Curiosamente, los grandes medios nacionales casi no cubrieron el tema.

Texto completo y fuente:  http://www.diario-octubre.com/2012/06/04/argentina-aborta-instalacion-de-base-de-eeuu-en-su-suelo/

miércoles, 9 de mayo de 2012


Viceversa

Las universidades, a examen

Por Nora Bär | LA NACION
Twitter: @norabar     |   Mail: nbar@lanacion.com.ar    |   Ver perfil
 
 
¿Son buenas las universidades argentinas? Frecuentemente, esta pregunta se responde "con el bolsillo", "con el estómago" o "con el corazón". Pero un ranking elaborado por el equipo de SCImago Research Group dedicado a desarrollar herramientas de análisis estadístico en producción científica ofrece argumentos algo más objetivos.
El estudio analiza la performance en investigación de las universidades de América latina y España basándose en sus publicaciones realizadas en el período que va de 2006 a 2010 y que figuran en la base de datos Scopus. Tiene en cuenta indicadores tales como la producción científica, las colaboraciones internacionales, la proporción de artículos publicados en revistas de prestigio y la "excelencia investigadora" (según este ranking, una publicación puede considerarse "de excelencia" cuando se encuentra entre el 10% de los trabajos más citados del mundo). Así, logra construir un perfil detallado que permite monitorear la actividad científica de las instituciones de educación superior basándose en datos cuantitativos de publicación y citación.
"El volumen de los trabajos publicados es considerado uno de los indicadores del tamaño científico de las instituciones -dice la doctora Sandra Miguel, investigadora de la Universidad Nacional de La Plata y uno de los autores del trabajo-. Sin embargo, no es sólo la cantidad de conocimientos producidos lo que contribuye al progreso de la ciencia, sino también la calidad y el impacto que producen, tanto a través de las citas recibidas como de su aplicación en el desarrollo de nuevos productos o servicios."
Y he aquí el dato significativo: de entre los seis países latinoamericanos más prolíficos de la región (Brasil, México, Colombia, la Argentina, Venezuela y Chile), la Argentina es "por gran diferencia" aquel con mayor porcentaje de universidades con altos niveles de excelencia: casi un 44% alcanza un índice de entre 8 y 9; esto significa que entre el 8% y el 9% de las investigaciones de estas casas de estudios están entre las más citadas internacionalmente. Y en otro 19% de los centros, el 10% o más de sus trabajos científicos se encuentra en ese nivel. Brasil alcanza niveles de excelencia iguales o inferiores a 5 en el 50% de las universidades más productivas (el 5% de sus papers se cuentan entre los más citados) y tiene un pequeño porcentaje de instituciones (4%) que logran un índice igual o mayor a 10.
Teniendo en cuenta el impacto que la investigación tiene en la educación superior, no está tan mal....

Fuente: http://www.lanacion.com.ar/1471669-las-universidades-a-examen 

Información relacionada: www.scimagoir.com/pdf/ranking_iberoamericano_2012.pdf

viernes, 4 de mayo de 2012

Mensaje Ambiental a los Pueblos y Gobiernos del Mundo

Por Juan Domingo Perón.
Por Juan Domingo Perón
Desde Madrid, difundido el 21 de febrero de 1972
Hace casi treinta años, cuando aún no se había iniciado el proceso de descolonización contemporáneo, anunciamos la tercera Posición en defensa de la soberanía y autodeterminación de las pequeñas naciones, frente a los bloques en que se dividieron los vencedores de la Segunda Guerra Mundial.

Hoy cuando aquellas pequeñas naciones han crecido en número y constituyen el gigantesco y multitudinario Tercer Mundo un peligro mayor- que afecta a toda la humanidad y pone en peligro su misma supervivencia- nos obliga a plantear la cuestión en nuevos términos, que van más allá de lo estrictamente político, que superan las divisiones partidarias o ideológicas, y entran en la esfera de las relaciones de la humanidad con la naturaleza.

Creemos que ha llegado la hora en que todos los pueblos y gobiernos del mundo cobren conciencia de la marcha suicida que la humanidad ha emprendido a través de la contaminación del medio ambiente y la biosfera, la dilapidación de los recursos naturales, el crecimiento sin freno de la población y la sobre-estimación de la tecnología y la necesidad de invertir de inmediato la dirección de esta marcha, a través de una acción mancomunada internacional.

La concientización debe originarse en los hombres de ciencia, pero sólo puede transformarse en la acción a través de los dirigentes político. Por eso abordo el tema como dirigente político, con la autoridad que me da el haber sido precursor de la posición actual del Tercer Mundo y con el aval que me dan las últimas investigaciones de los científicos en la materia.

Los hechos

El ser humano ya no puede ser concebido independientemente del medio ambiente que él mismo ha creado. Ya es una poderosa fuerza biológica, y si continúa destruyendo los recursos vitales que le brinda la Tierra, sólo puede esperar verdaderas catástrofes sociales para las próximas décadas.

La humanidad está cambiando las condiciones de vida con tal rapidez que no llega a adaptarse a las nuevas condiciones. Su acción va más rápido que su captación de la realidad y el hombre no ha llegado a comprender, entre otras cosas, que los recursos vitales para él y sus descendientes derivan de la naturaleza y no de su poder mental. De este modo, a diario, su vida se transforma en una interminable cadena de contradicciones.

En el último siglo ha saqueado continentes enteros y le han bastado un par de décadas para convertir ríos y mares en basurales, y el aire de las grandes ciudades en un gas tóxico y espeso. Inventó el automóvil para facilitar su traslado, pero ahora ha erigido una civilización del automóvil que se asienta, sobre un cúmulo de problemas de circulación, urbanización, inmunidad y contaminación en las ciudades y se grava las consecuencias de la vida sedentaria.

Despilfarro masivo
Las mal llamadas "Sociedades de Consumo", son, en realidad sistemas sociales de despilfarro masivo, basados en el gasto, por el que el gasto produce lucro. Se despilfarra mediante la producción de bienes necesario o superfluos y, entre estos, a los deberían ser de consumo duradero, con toda intención se les asigna cierta vida porque la renovación produce utilidades. Se gastan millones en inversiones para cambiar el aspecto de los artículos, pero no para reemplazar los bienes dañinos para la saluda humana, y hasta se apela a nuevos procedimientos tóxicos para satisfacer la vanidad humana. Como ejemplo bastan los autos actuales que debieran haber sido reemplazados por otros con motores eléctricos, o el tóxico plomo que se agrega a las naftas simplemente para aumentar el pique de los mismos.

No menos grave resulta el hecho de que los sistemas sociales de despilfarro de los países tecnológicamente más avanzados funciones mediante el consumo de ingentes recursos naturales aportados por el Tercer Mundo. De este modo el problema de las relaciones dentro de la humanidad es paradójicamente doble: algunas clases sociales - la de los países de baja tecnología en particular - sufren los efectos del hambre, el analfabetismo y las enfermedades, pero al mismo tiempo las clases sociales y los países que asientan su exceso de consumo en el sufrimiento de los primeros, tampoco están racionalmente alimentados ni gozan de una auténtica cultura o de una vida espiritual o físicamente sana. Se debaten en medio de la ansiedad y del tedio y los vicios que produce el ocio mal empleado.

El espejismo de la tecnología
Lo peor es que, debido a la existencia de poderosos intereses creados o por la falsa creencia generalizada de que los recursos naturales vitales para el hombre son inagotables, este estado de cosas tiende a agravarse, mientras un fantasma - el hombre- recorre el mundo devorando 55 millones de vidas humildes cada 20 meses, afectando hasta países que ayer fueron graneros del mundo y amenazando expandirse de modo fulmíneo en las próximas décadas. En los centros de más alta tecnología se anuncia entre otras maravillas, que pronto la ropa se cortará con rayos láser y que las amas de casa harán compras por televisión y las pagarán mediante sistemas electrónicos. La separación dentro de la humanidad se está agudizando de modo tan visible que perece que estuviera constituida por más de una especie.

El ser humano cegado por el espejismo de la tecnología, ha olvidado las verdades que están en la base de su existencia. Y así, mientras llega a la luna gracias a la cibernética, la nueva metalurgia, combustibles poderosos, la electrónica y una serie de conocimientos teóricos fabulosos, mata el oxígeno que respira el agua que bebe, y el suelo que le da de comer y eleva la temperatura permanente del medio ambiente sin medir sus consecuencias biológicas. Ya en el colmo de su insensatez, mata el mal que podía servirle de última base de sustentación.

Después de la tierra, el mar ...
En el curso del último siglo el ser humano ha exterminado cerca de 200 especies animales terrestres. Ahora ha pasado a liquidar las especies marinas. Aparte de los efectos de la pesca excesiva, amplias zonas de los océanos, especialmente costeras, ya han sido convertidas en cementerios de peces y crustáceos, tanto por los desperdicios arrojados como por el petróleo involuntariamente derramado. Solo el petróleo liberado por los buques cisterna hundidos ha matado en la última década cerca de 600.000 millones de peces. Sin embargo seguimos arrojando al mar más desechos que nunca, perforamos miles de pozos petrolíferos en el mar o sus costas y ampliamos al infinito el tonelaje de los petróleos sin tomar medidas de protección de la fauna y flora marinas.

...Y el agua potable
La creciente toxicidad del aire de las grandes ciudades, es bien conocida, aunque muy poco se ha hecho para disminuirla. En cambio, todavía existe un conocimiento mundialmente difundido acerca del problema planteado por el despilfarro de agua dulce, tanto para el consumo humano como para la agricultura. La liquidación de aguas profundas ya ha convertido en desiertos extensas zonas otrora fértiles del globo, y los ríos han pasado a ser desagües cloacales más que fuentes de agua potable o vías de comunicación. Al mismo tiempo la erosión provocada por el cultivo irracional o por la supresión de la vegetación natural se ha convertido en un problemas mundial, y se pretende reemplazar con productos químicos el ciclo biológico del suelo, uno de los más complejos de la naturaleza. Para colmo muchas fuentes naturales han sido contaminadas; las reservas cuando nos quedaría como último recurso la desalinización del mar nos enteramos que una empresa de este tipo, de dimensión universal, exigiría una infraestructura que la humanidad no está en condiciones de financiar y armar en este momento.

Alimentos y armas

Por otra parte, a pesar de la llamada revolución verde, el Tercer Mundo, todavía no ha alcanzado a producir la cantidad de alimentos que consume, y para llegar a su autoabastecimiento necesita un desarrollo industrial, reformas estructurales y la vigencia de una justicia social que todavía está lejos de alcanzar. Para colmo, el desarrollo de la producción de alimentos sustitutivos está frenada por la insuficiencia financiera y las dificultades técnicas.

Por supuesto todos estos desatinos culminan con una tan desenfrenada como irracional carrera armamentista que le cuesta a la humanidad 200.000 millones de dólares anuales.

A este maremagnum de problemas creados artificialmente se suman el crecimiento explosivo de la humanidad. El número de seres humanos que puebla el planeta se ha duplicado en el último siglo y volverá a duplicarse para fines del actual o comienzos del próximo, de continuar la actual " ratio " de crecimiento. De seguir por este camino, en el año 2.500 cada ser humano dispondrá de solo metro cuadrado sobre el planeta. Esta visión global está lejana en el tiempo, pero no difiere mucho de la que ya corresponde a las grandes urbes, y no debe olvidarse que dentro de 20 años más de la mitad de la humanidad vivirá en ciudades grandes y medianas.

Política demográfica
Es indudable pues, que la humanidad necesita tener una política demográfica. La cuestión es que aún poniéndola en práctica, ya por el retardo con que comenzaremos,. no producirá sus efectos antes del fin de la década en materia educativa, y antes de fin de siglo en materia ocupacional. Y que además la política demográfica no produce los efectos deseados sino va acompañada de una política económica y social correspondiente. De todos modos, mantener el actual ritmo de crecimiento de la población humana es tan suicida como mantener el despilfarro de los recursos naturales en los centros altamente industrializados donde rige la economía del mercado, o aquellos países que han copiado sus modelos de desarrollo. Lo que no debe aceptarse es que la política demográfica esté basada en la acción de píldoras que ponen en peligro la salud de quienes la toman o de sus descendientes

Qué hacer
Si se observan en su conjunto los problemas que se nos plantean y que hemos enumerado, comprobaremos que provienen tanto de la codicia y la imprevisión humana, como de las características de algunos sistemas sociales, del abuso de la tecnología, del desconocimiento de las relaciones biológicas y de la progresión natural del crecimiento de la población humana. Esta heterogeneidad de causas debe dar lugar a una heterogeneidad de respuestas, aun que en última instancia tenga como denominador común la utilización de la inteligencia humana. A la irracionalidad del suicidio colectivo debemos responder con la racionalidad del deseo de supervivencia.

Para poner freno e invertir la marcha hacia el desastre es menester aceptar algunas premisas:

1. Son necesarias y urgentes: una revolución mental en los hombres, especialmente en los dirigentes de los países más altamente industrializados; una modificación de las estructuras sociales y productivas en todo el mundo, en particular en los países de alta tecnología donde rige la economía de mercado, y el surgimiento de una convivencia biológica dentro de la humanidad y entre la humanidad y el resto de la naturaleza.

2. Esa revolución mental implica comprender que el hombre no puede reemplazar a la naturaleza en el mantenimiento de un adecuado ciclo biológico general; que la tecnología es un arma de doble filo, que el llamado progreso debe tener un límite y que incluso habrá que renunciar alguna de las comodidades que nos ha brindado la civilización; que la naturaleza debe ser restaurada en todo lo posible que los recursos naturales resultan aceptables y por lo tanto deben ser cuidados y racionalmente utilizados por el hombre; que el crecimiento de la población es aumentar la reducción y mejorar la distribución de alimentos y la difusión de servicios sociales como la educación y la salud pública, y que la educación y el sano esparcimiento deberán reemplazar el papel que los bienes y servicios superfluos juegan actualmente en la vida del hombre.

3. Cada nación tiene derecho al uso soberano de sus recursos naturales . Pero, al mismo tiempo, cada gobierno tiene la obligación de exigir, a sus ciudadanos el cuidado y utilización racional de los mismos. El derecho a la subsistencia individual impone el deber hacia la supervivencia colectiva, ya se trate de ciudadanos o pueblos.

4. La modificación de las estructuras sociales y productivas en el mundo implica que el lucro y el despilfarro no pueden seguir siendo el motor básico de sociedad alguna. y que la justicia social debe exigirse en la base de todo sistema, no solo para el beneficio directo de los hombres sino para aumentar la producción de alimentos y bienes necesarios; consecuentemente, las prioridades de producción de bienes y servicios deben ser alteradas en mayor o menor grado según el país de que se trate. En otras palabras: necesitamos nuevos modelos de producción, consumo, organización y desarrollo tecnológico que, al mismo tiempo que den prioridad a la satisfacción de las necesidades esenciales del ser humano, racionar el consumo de recursos naturales y disminuyan al mínimo posible la contaminación ambiental.

5. Necesitamos un hombre mentalmente nuevo en un mundo físicamente nuevo. No se puede construir una nueva sociedad basada en el pleno desarrollo de la personalidad humana en un mundo viciado por la contaminación del ambiente exhausto y la sed y enloquecido por el ruido y el hacinamiento. Debemos transformar a las ciudades cárceles del presente en las ciudades jardines del futuro.

6. El crecimiento de la población debe ser planificado, en lo posible de inmediato, pero a través de métodos que no perjudiquen la salud humana, según las condiciones particulares de cada país (esto no rige para la Argentina, por ejemplo) y en el marco de políticas económicas y sociales globalmente racionales.

7. La lucha contra la contaminación del ambiente y de la biosfera, contra el despilfarro de los recursos naturales, el ruido y el hacinamiento de la ciudades, debe iniciarse ya a nivel municipal, nacional e internacional. Estos problemas, en el orden internacional, deben pasar a la agenda de las negociaciones entre las grandes potencias y a la vida permanente de la Naciones Unidas con carácter de primera prioridad. Este, en su conjunto, no es un problema más de la humanidad; es el problema.

8. Todos estos problemas están ligados de manera indisoluble con la justicia social, el de la soberanía política y la independencia económica del Tercer Mundo, y la distensión y la cooperación internacional.

9- Muchos de estos problemas deberán ser encarados por encima de las diferencias ideológicas que separan a los individuos dentro de sus sociedades o a los Estados unidos dentro de la comunidad internacional.

Nosotros los del tercer mundo

Finalmente deseo hacer algunas consideraciones para nuestros países del Tercer Mundo:

1- Debemos cuidar nuestros recursos naturales con uñas y dientes de la voracidad de los monopolios internacionales que los buscan para alimentar un tipo absurdo de industrialización y desarrollo en los centros de alta tecnología a donde rige la economía de mercado. Ya no puede producirse un aumento en gran escala de la producción alimenticia del Tercer Mundo sin un desarrollo paralelo de las industrias correspondientes .Por eso cada gramo de materia prima que se dejan arrebatar hoy los países del Tercer Mundo equivale a kilos de alimentos que dejarán de producir mañana .

2- De nada vale que evitemos el éxodo de nuestros recursos naturales si seguimos aferrados a métodos de desarrollo , preconizados por esos mismos monopolios , que significan la negación de un uso racional de aquellos recursos .

3- En defensa de sus intereses , los países deben propender a las integraciones regionales y a la acción solidaria .

4- No debe olvidarse que el problema básico de la mayor parte de los países del Tercer Mundo es la ausencia de una auténtica justicia social y de participación popular en la conducción estará en condiciones de enfrentar las angustiosamente difíciles décadas que se avecinan.

La Humanidad debe ponerse en pie de guerra en defensa de sí misma.

En esta tarea gigantesca nadie puede quedarse con los brazos cruzados. Por eso convoco a todos los pueblos y gobiernos del mundo a una acción solidaria.